Cuando tenemos hijas y nos invitan a una fiesta formal, como una boda o unos XV años, el calvario es doble para las mamás, pues además de escoger nuestra ropa, tenemos que buscar…