Es increíble cómo, gracias a la evolución de la tecnología, el vinilo ha pasado a ser uno de los materiales más utilizados para cubrir nuestros suelos, por su durabilidad y versatilidad.

Hoy en día resulta una apuesta segura para todo tipo de espacios. Desde un hogar sin pretensiones económicas, a otro que busque dar la nota, pasando por oficinas y comercios de Málaga, Granada y Marbella, el suelo de vinilo proporciona todo lo que usted puede desear, y a un precio ajustadísimo.

Ventajas de los suelos de vinilo

Para que sepa el por qué del “boom” de este producto, tenemos que contarles las ventajas que ofrece frente a otro tipo de suelos de vinilo o vinilico:

  • Fácil instalación

Un profesional de la empresa Coema, con trabajos en Málaga, Granada y Marbella, lo dejará absolutamente perfecto y le ahorrará la tarea, pero también puede hacerlo usted, si aplica el suficiente cariño y atención al detalle.

Una ventaja evidente es que el vinilo se puede colocar por encima del suelo anterior, así que no hace falta meterse en obras para darle una vuelta radical al aspecto de su vivienda o de cualquier estancia en ella. ¿El resultado? Ahorro de dinero y tiempo a la vista.

Si dispone de un parquet o tarima de superficie envejecida y desea cubrirlo con un presupuesto moderado, el vinilo es su alternativa. Y su ajuste a los rincones y formas más complicadas es excelente, convirtiéndose en una alternativa muy práctica. La única superficie que no podrá cubrir con él es cualquiera rugosa.

  • Resulta seguro e higiénico

Su composición impide el crecimiento de bacterias y hongos, lo que lo hace estupendo para suelos de habitaciones infantiles o lugares en que reine la humedad. Por ello es una alternativa ideal para laboratorios, colegios, cocinas o baños porque es casi imposible que llegue a pudrirse.

Sus materiales también impiden la acumulación de ácaros, lo que los hace ideales para viviendas con asmáticos y alérgicos. Y encima, imposibilita la formación de electricidad estática.

  • Es muy fácil de limpiar

Seguramente habrá muchos lectores de este artículo a los que no les de relativamente mucho “placer” limpiar con la fregona.

El problema es que el mantenimiento de un suelo de vinilo es una tarea mucho más sencilla y relajada como ocurre con la gran mayoría de los suelos. Con pasarles un simple trapo húmedo por encima bastará para dejarlo como nuevo.

El vinilo es un material muy sufrido, que aguanta bien arañazos, roces y caídas de todo tipo de fluidos. Eso sí, si la capa de desgaste que compra no es de un grosor considerable, tarde o temprano terminará desapareciendo su brillo y será necesario que aplique soluciones de recubrimiento para devolverle su esplendor.

  • Puede adquirir la forma que usted desee

Se trata de un suelo realmente camaleónico. Existen mil y un diseños, colores, texturas, patrones y acabados para que encuentre justo el estilo que busca para su hogar. Y mencionamos el término “imprimir”, porque este material se imprime en prensas rotatorias con placas fotograbadas que permiten conseguir el aspecto que queramos.

Verá vinilos que imitan a la piedra, al mármol, a distintos tipos de madera, de colores inimaginables, con finalización lisa, rugosa, o antideslizante.