Comprarse un coche nuevo es otro mundo, cuando vemos a un amigo que ha tenido la suerte de comprárselo y vemos el nuestro que ya está entrado en años, nos da una envidia que no podemos disimular por mucho que queramos.

Desde luego que a todos nos gusta estrenar a todos nos gusta probar las cosas nuevas, pero hay momentos en los que debemos pensar en nuestra economía, y en saber si nos permite gastar mucho o poco.

Son muchos los aspectos que se deben tener en cuenta antes de comprar un coche nuevo, en primer lugar, debemos mirar ante todo nuestro presupuesto, debemos saber bien si lo vamos a poder pagar, no todo el mundo tiene el dinero para pagarlo encima de la mano por lo que en la mayoría de los casos toca financiar. Luego debemos ver que con tan solo sacar el coche del concesionario y dar una vuelta a la manzana ha perdido el cuarenta por ciento de su valor, una cantidad importante que hace que si lo queremos vender no podamos recuperar la totalidad del coche.

Ya con solo estos dos aspectos a mí ya se me quitan las ganas de comprar un coche nuevo, sobre todo cuando me doy cuenta que es posible hoy en día tener un coche en condiciones y bien cuidado, cuando veo que con piezas de segunda mano coches puedo conseguir que mi coche funcione perfectamente.

Y no nos equivoquemos que a pesar de estar hablando de recambios usados también lo hacemos de piezas originales que sí es verdad que cuestan la mitad que las nuevas pero que son originales nos pongamos como nos pongamos.

Debemos saber también que muchos coches de los que entran en las instalaciones de un desguace cuentan a lo mejor con pocos meses, coches que han sufrido un accidente han sido declarados siniestro y no son aptos para que circulen, que ocurre que a este tipo de coches se les puede sacar mucha chicha, piezas que están intactas y que son seminuevas, piezas que cualquiera que, las compre puede decir que son una autentica ganga.

tu-desguace

Dejar tu coche como nuevo

Es así cuando tener un coche como si fuera nuevo es muy posible, pero claro un coche que nos cuesta mucho menos y que al final nos da el mismo uso, por eso es mejor siempre pensar las cosas antes de dar el primer paso.