Sentirse seguro en el hogar es primordial y para lograrlo antes de antes de empezar a gastar en cerraduras y rejas lo primero que hay que hacer es examinar a conciencia la casa y su perímetro.


¿Cómo podemos mejorar la seguridad en nuestro hogar?


Hay que comprobar lugares en los que un ladrón podría esconderse, una zona poco iluminada, si todas las puertas tienen cerradura y está en buenas condiciones o si solemos dejar alguna ventana abierta. También hay que tener en cuenta si la casa suele quedarse sola durante prolongados periodos de tiempo, siendo más vulnerable a robos en estos casos, por lo que es conveniente que alguien de confianza le eche un vistazo cada pocos días.


Es mejor prevenir cualquier tipo de incidente, en lo que a seguridad se refiere, que esperar a que ocurra cualquier emergencia. En cuanto a elementos de protección para el hogar podemos diferencias los elementos físicos y los elementos electrónicos.


Los elementos físicos son los que dificultan la entrada del ladrón en la casa, cuantos más haya más difícil será y más tiempo tardara el ladrón, siendo esto un método disuasorio. Otros elementos físicos son también los que dificultan el robo de objetos de gran valor dentro de la casa, como las cajas fuertes y los armarios de seguridad. Muchos modelos de estos últimos están preparados incluso para hacer frente al fuego. En cuanto a los elementos de protección electrónicos, destacan principalmente los sistemas de alarma y las cámaras de video vigilancia, en los que el principal objetivo es disuadir al posible ladrón.


Si un ladrón comprueba que existe alguno de estos elementos preferirá no arriesgarse e intentarlo en otro lugar. Hay que tener en cuenta que los ladrones son especialistas en sistemas de seguridad y no se dejaran engañar con sistemas falsos y saben distinguir entre sistemas de baja calidad y sistemas más sofisticados.